Vitamina K2, imprescindible para la salud de huesos y corazón

Con el paso de los años el calcio, en vez de ir a los huesos, se acumula en las arterias y puede dañar tu corazón. La vitamina K2 lleva el calcio donde tu cuerpo lo necesita, es decir, los huesos.

Con la edad, las arterias se vuelven más rígidas porque el calcio se acumula en su interior. En consecuencia, el corazón debe trabajar más para conseguir una buena circulación sanguínea.

Ese “camino erróneo” del calcio, además de dañar el corazón, termina desmineralizando los huesos, que necesitan este mineral.

Síntomas de deficiencia de la vitamina K2

La falta de calcio se hace notable en el esqueleto en general con el paso de los años.

Los huesos cambian de forma y disminuye su volumen. Donde más se notan estos cambios, además de en el cuerpo, es en el rostro, sobre todo en las mejillas, el contorno de los ojos y el maxilar inferior.

Las arrugas y la flacidez en la cara no son consecuencia solo de los cambios en la piel, sino del efecto del proceso de envejecimiento en los huesos faciales.

El calcio es necesario para construir y mantener los huesos sanos, pero un exceso de este mineral conduce a que se deposite en las arterias y produzca la rigidez arterial.

En consecuencia,  aumenta el riesgo cardiovascular o enfermedad cardíaca.

Los beneficios de combinar las vitaminas K2 y D, y el calcio

“La vitamina K2 se encarga de poner el calcio donde el cuerpo lo necesita, es decir, en los huesos y no en las arterias.

Con una ingesta adecuada de vitamina K2, el calcio se dirige hacia el hueso y se aleja de las arterias. La vitamina K2 equilibra el calcio en nuestro organismo”, asegura Maren Janecke, responsable de ventas de Kappa Bioscience.

“La vitamina K2 es una vitamina esencial, soluble en grasa. El calcio es la base de los huesos fuertes, pero depende de la vitamina K2 para activar las proteínas de la osteocalcina, encargada de llevar el calcio a los huesos. Sin K2, el calcio (y la vitamina D3) no funcionan de manera óptima en el cuerpo. De hecho, al calcio y a las vitaminas K2 y D3 se les conoce como el triángulo para lograr unos huesos sanos”, precisa el mismo experto.

Deficiencia de la vitamina K2

Nuestra dieta no nos proporciona una cantidad suficiente de vitamina K2. En palabras de Maren Janecke, su falta “compromete la salud de los huesos y del corazón”.

A juicio del citado especialista, “cada vez se hace más evidente que todas las poblaciones, desde neonatales hasta geriátricas, requieren vitamina K2 para una función corporal óptima”.

La buena noticia es que “las deficiencias de K2 se pueden superar mediante la administración de suplementos de K2VITAL®”, afirmó Maren Janecke en Nutraceuticals Europe 2018.

Las investigaciones indican que una dosis diaria de 90-120 μg de vitamina K2 es suficiente para una buena salud ósea. Los japoneses alcanzan la dosis diaria recomendada gracias a su alto consumo de natto, un plato rico en K2.

¿Qué alimentos contienen vitamina K2?

Los productos animales y ciertos alimentos fermentados como el queso son las principales fuentes de vitamina K2. Sin embargo, la ingesta diaria de vitamina K2 a través de la nutrición ha disminuido en los últimos cien años.

En el siglo pasado era habitual comer productos fermentados como el pescado y el queso curados.

La concentración más alta de vitamina K2 MK-7 se encuentra en un plato japonés compuesto de soja fermentada y conocido con el nombre de natto.

¿Conocías las facultades de la vitamina K2? ¿Tomas algún suplemento nutricional para incluirla en tu dieta?

Por |2019-03-25T17:33:58+00:0015 octubre, 2018|Suplementos|

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies