Versión fit de postres navideños

¿Y si te decimos que estas navidades no tienes que privarte ni de roscón, ni de turrón ni de polvorones?

Alejandro Cánovas, nutricionista del hotel Royal Hideaway Sancti Petri, nos descubre la versión más fit de los dulces navideños por excelencia.

Queda menos de un mes para disfrutar de la Navidad, lo que significa dar la bienvenida a las comidas copiosas con familiares, amigos, compañeros de trabajo… Una época en la que descuidamos la dieta y la figura al comer y beber más de la cuenta, y no precisamente saludable.

Pensando justamente en cómo cuidar la línea en estas fechas y que los excesos de turrón, polvorones y roscón no nos repercutan tanto como otros años, Alejandro Cánovas, dietista y nutricionista del hotel Royal Hideaway Sancti Petri, nos descubre la versión saludable de los postres estrellas de las navidades.

Eso sí, “controlar las cantidades es primordial en estas fechas. Está fenomenal que reduzcamos las calorías y azucares además de utilizar ingredientes de mayor calidad, pero siempre hay que tener en cuenta las cantidades que nos comemos. No porque sea más sano podemos comer el doble”, aclara Cánovas.

El rey de los postres navideños: El roscón de Reyes

Dentro de todos los dulces de Navidad que tenemos a nuestra disposición, el roscón de Reyes es uno de los más calóricos por porción, pues solemos comerlo en cantidades superiores a los otros dulces y además, resulta la combinación perfecta de harinas refinadas y azúcares con grasas.

La manera más sana de comer el roscón es haciéndolo en casa, realizando unos pequeños cambios en los ingredientes como indica Alejandro Cánovas:

Harina de calidad: La mejor opción para elaborar un roscón sano es sustituir la harina de trigo blanca por la integral o por otras como la harina de avena, de quinoa de centeno o cualquier otra de grano completo que conserva todas sus buenas propiedades.

Reducir al máximo las grasas: Si queremos un roscón de Reyes más sano, tenemos que reemplazar la leche entera por leche desnatada. Otro truco es usar más claras en reemplazo de huevos enteros para incrementar el aporte proteico con menos grasas y así lograr un roscón de Reyes más saciante que nos ayude a controlar la cantidad ingerida.

Endulzarlo de forma sana: Los azúcares añadidos como la miel, el azúcar o los jarabes y siropes son azúcares libres que son precisamente los que deberíamos reducir en nuestra dieta si queremos cuidar la línea. Por ello debemos endulzar de forma sana y natural el roscón de Reyes, utilizando alimentos como los dátiles, el plátano, puré de manzana… Además de aportar dulzor a nuestro roscón también estaremos beneficiándonos de la fibra, las vitaminas y minerales que contienen estos alimentos.

Sustituir la mantequilla por grasas de mejor calidad: La mantequilla es uno de los ingredientes principales del roscón de Reyes y uno de los más calóricos. Para hacer nuestra versión saludable debemos reemplazarla por grasas de mejor calidad como el aceite de oliva extra virgen, por aceite de coco o por crema de cacahuete o de almendra, a poder ser casera.

Frutas frescas, secas o desecadas para la cubierta: La cobertura tradicional del roscón de Reyes está compuesta por azúcar y fruta escarchada que no es la mejor alternativa por la cantidad de hidratos simples y azúcares que rápidamente elevan la glucosa en sangre. Una buena opción es poner fruta fresca, seca o desecada como pueden ser nueces, almendras, orejones, pasas u otras sin azúcares añadidos, con más fibra, proteínas vegetales que sacian y variedad de antioxidantes así como otros buenos nutrientes para el organismo.

Una versión fácil, riquísima y saludable del turrón de Suchard

Muchos esperan con ansias las fiestas navideñas para disfrutar de uno de los mejores dulces tradicionales para estas fechas: el turrón.

Vale que es Navidad y por comer un poco de esos turrones no pasa nada, pero si lo podemos hacer en casa con los ingredientes que nosotros seleccionemos, nuestro cuerpo lo agradecerá. Alejandro Cánovas propone una versión fit, saludable, y que conquistará a los paladares más exquisitos. Para su elaboración necesitaremos:

  • 200 gr de chocolate negro (85% o más)
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de mantequilla de almendras (o de cacahuete o avellanas)
  • 40 gr de mijo hinchado (puede ser quinoa, arroz, centeno… inflado)
  • 40 gr de almendras o avellanas tostadas

“Con estos ingredientes podemos hacer un turrón delicioso y también sano y nutritivo que no tiene nada que envidiarle al industrial, al que cada día le añaden más ultraprocesados como las galletas que lo hacen menos saludable todavía”, aclara Cánovas.

Para hacer esta versión nutritiva tenemos que trocear el chocolate y ponerlo a derretir al baño maría con la cucharada de aceite de coco. Una vez esté disuelto el chocolate, añadimos la mantequilla de fruto seco, mezclamos bien y esperamos a que se temple. Cuando el chocolate esté casi frio añadimos el mijo o el cereal inflado (el que más nos guste) y las almendras enteras, asegurándonos así que todo quede crujiente. Mezclamos, vertemos en un molde, metemos el turrón en la nevera toda la noche ¡y listo!

Polvorones para poder pecar sin remordimiento

Los polvorones son probablemente los dulces más calóricos de todos.

“Su problema no está solo en su valor energético sino en que el aporte de grasas procede de la manteca de cerdo, lo que aumenta los niveles de colesterol”.

La versión que propone Alejandro Cánovas, a diferencia del polvorón tradicional, no lleva ni mantequilla ni azúcar refinado.

“Es un polvorón mucho más sano, ligero y apto para veganos. La textura es idéntica a la del polvorón original y de sabor no tiene absolutamente nada que envidiarle”.

Los ingredientes que necesitamos son los siguientes:

  • 275 gr de harina de espelta integral
  • 60 gr de nueces de macadamia
  • 75 gr de leche desnatada en polvo
  • 125 gr de aceite de coco virgen extra
  • 250 gr de crema de frutos secos (cacahuete, almendra…)
  • Stevia al gusto.

Lo primero que tenemos que hacer es tostar las nueces de macadamia a fuego medio y removerlas constantemente para que no se quemen. Cuando estén doradas dejamos que se enfríen y las trituramos hasta que se quede como harina. A continuación tostamos la harina de espelta a fuego medio con cuidado de que no se pegue. Una vez esté lista, mezclamos en un bowl todos los ingredientes secos (harina de espelta, harina de nuez de macadamia y leche en polvo), añadimos el aceite de coco, la crema de frutos secos y la stevia y removemos hasta conseguir una mezcla homogénea. Formamos una bola con la mezcla, la estiramos entre dos papeles de horno y la dejamos reposar en la nevera durante una hora. Sacamos la masa de la nevera y con un cortador de la forma que queramos vamos haciendo porciones.

Una vez hayamos utilizado toda la masa para hacer nuestros polvorones los metemos al horno durante diez minutos (tienen que estar dorados) a una temperatura de 220º. Los sacamos del horno, los dejamos enfriar sobre la rejilla, y espolvoreamos un poco de coco rallado por encima.

¡Bon appétit!

Por |2020-01-17T11:49:46+00:0023 diciembre, 2018|Nutrición|

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies