¿Se te cae el pelo? Ocho causas posibles

«Ha llegado el “otoño” a mi cabello. ¿Qué me está pasando?».

Si eres mujer y de mediana edad, puede que tu pelo no sea el mismo de otros años. Que lo notes más seco, encrespado, fino, y que para colmo… ¡se te caiga más!

No puedes lavarte la cabeza sin dejar un buen puñado de pelos en el desagüe. Si tienes una cabellera larga, te levantas de la cama y te da pavor mirar la almohada.

Y es normal. Es normal que pierdas pelo, sobre todo, a medida que envejeces; y es normal que tras la menopausia lo pierdas de forma más obvia. Hasta dos tercios de las mujeres experimentan esta pérdida.

¡No eres la única!

Pero no es el fin del mundo. Sigue leyendo…

1. Tus hormonas están cambiando

Las hormonas están implicadas en la aparición de la alopecia femenina.

A partir de los 40-50 años, el proceso natural de envejecimiento se manifiesta mediante una serie de cambios; transformaciones tanto a nivel físico (vista, dentadura, cabello y piel) como a nivel anímico y psicológico.

¿Por qué pasa esto? La explicación está en las hormonas: la mayor parte de estas variaciones que adviertes es consecuencia del descenso progresivo de los estrógenos.

Sucede que llega la menopausia y el nivel estrogénico sufre una caída brusca. Y el pelo también la acusa: pérdida de brillo y de fuerza y cabellos que se desprenden en mayor proporción y con mayor frecuencia.

2. La alopecia está en tus genes

El tipo más común de alopecia en las mujeres es la denominada alopecia de patrón femenino. Se la conoce también como alopecia androgénica.

A diferencia de los hombres, las mujeres no llegan a padecer calvicie, pero presentan un adelgazamiento de los cabellos; sobre todo, en la parte superior y frontal de la cabeza.

A veces, ni siquiera hay que esperar a ser mayor. Ya con 16 años pueden comenzar asomar problemas de cabello… y no solo en las chicas. Aunque es más de habitual que esto tenga lugar sobre los 45-50 años. En las mujeres, se lleva la palma la etapa posmenopáusica.

3. ¿Padeces alguna de estas enfermedades?

La pérdida capilar puede aparecer muy acentuada con el paso de los años. De hecho, existen numerosas enfermedades que causan la caída del cabello. El cuerpo, en esa búsqueda constante de equilibrio, abre rutas que la genética le ofrece y varían de individuo a individuo. Si con motivo de alguna enfermedad has sufrido caída de pelo, puedes estar ante un primer síntoma de alopecia.

Algunas de esas afecciones son, por ejemplo: hipotiroidismo, hipertiroidismo, síndrome de ovario poliquístico, enfermedad de Hodgkin, hipopituitarismo, enfermedad de Hashimoto, lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Addison, enfermedad celíaca, liquen plano pilar, tiña, esclerodermia.

Otras veces es por causa de un impacto emocional fuerte.

4. Estás superestresada

El tipo de caída de pelo que deriva del estrés físico y emocional se llama efluvio telógeno.

El punto de partida es un problema que te desencadena un estrés excesivo; luego, los folículos pilosos del cuero cabelludo comienzan un periodo de reposo.

A partir de ahí, las fibras pierden su anclaje; se sueltan; la cabellera se clarea, a veces, por zonas; otras, de forma generalizada.

5. Tomas demasiados medicamentos

Ciertas clases de medicamentos pueden promover la pérdida de cabello: ocasionarla o acelerarla.

Los más comunes son ciertos anticoagulantes y aquellos que regulan presión arterial, conocidos como betabloqueantes.

Otros fármacos que pueden causar pérdida de cabello son los que incluyen metotrexato, utilizado para tratar afecciones reumáticas y algunas afecciones de la piel; los que llevan litio, para el trastorno bipolar; los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluido el ibuprofeno; y posiblemente algunos antidepresivos.

6. Estás embarazada

El cabello sufre una alteración durante el embarazo. La presencia de las hormonas placentarias puede empeorar su aspecto, engrasarlo y debilitarlo; o todo lo contrario: mejorarlo y fortalecerlo. De nuevo, va a depender de cada mujer y de en qué fase de la gestación se encuentre.

También el crecimiento se detiene como resultado del cambio hormonal en los ciclos propios del folículo piloso. Es causa de que algunas mujeres sufran alopecia posparto: no es otra cosa que la caída del cabello a los dos o tres meses de haber dado a luz.

7. Tienes deficiencias vitamínicas

Una dieta poco equilibrada puede provocar carencias en muchos sentidos.

La falta de los nutrientes adecuados como vitaminas A, C, D y E, zinc, vitaminas del grupo B, hierro, biotina, proteínas y ácidos grasos esenciales… desencadena una auténtica debacle. Puede provocar no solo un crecimiento del cabello a cámara lenta, sino incluso su caída.

8. Usas peinados demasiado tirantes

Peinados demasiado tirantes y tratamientos capilares agresivos continuados también son causa de que el cabello se caiga.

Cuando hablamos de peinados tirantes, nos referimos, por un lado, a coletas o trenzas muy apretadas; por otro, a la aplicación de calor intenso, como es el caso de las planchas.

También los tratamientos químicos decolorantes afectan la raíz del cabello y provocan que se debilite; incluso, hasta dejar de crecer.

En definitiva: menos de la mitad de la población femenina superará los 65 años con una cabellera bien poblada. Esto nos lleva a una conclusión: conviene detectar cuanto antes la razón. Es crucial para tomar cartas en el asunto lo más a tiempo posible.

Eso sí: no caigas en el error de creer que la pérdida de cabello en las mujeres es igual a la de los hombres. La causa, en muchas ocasiones, es distinta. Por ello, los tratamientos y prácticas de cuidado también deben serlo.

La alimentación según la edad, las rutinas de cuidado habituales, los especialistas… No desesperes: siempre hay formas de tratar la caída del cabello.

Síguenos en las redes sociales: te esperan soluciones que te ayudarán a atajar esas pegas que se te presentan.

¡Adelante! Esto no ha hecho más que empezar… ¡y tenemos una batería de medidas esperándote!

Por |2019-11-19T13:14:28+00:004 noviembre, 2019|Belleza|

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies