Rejuvenece con un masaje facial

El masaje facial es imprescindible para mantener el rostro en forma. Si lo practicamos a diario frenaremos la caída de párpados, pómulos y óvalo. Así, la cara no perderá la lozanía de la juventud.

Los beneficios de incorporar un sencillo masaje facial a nuestra rutina #AntiAging son los siguientes:

  • Activa la circulación de la sangre, eliminando los desechos que se acumulan en el torrente sanguíneo. En consecuencia, los nutrientes y el oxígeno llegan con más rapidez al hueso, los músculos y la piel.
  • Es un eficaz aliado para borrar las huellas que el paso del tiempo deja en el rostro, ya que previene y reduce las arrugas que se forman en la frente, los ojos y los labios.
  • Refuerza los músculos y la piel de la cara, mejorando la firmeza de párpados, pómulos y óvalo.
  • Aumenta la absorción de los cosméticos, lo cual redundará en una mayor eficacia de los principios activos que contengan.
  • Nuestro rostro se verá rejuvenecido. Al mejorar el tono de la piel y el contorno muscular de la cara, lucirá con mayor luminosidad y frescura.
  • Un buen masaje facial apacigua a las fieras. ¡Adiós al ceño fruncido y a las arrugas que conlleva! Con la ventaja de mejorarnos el humor.

El masaje facial

Precisamente, sus múltiples beneficios han promovido la práctica de numerosos tipos de masajes faciales: kobido, tanaka, reafirmante, automasaje, etc.

El automasaje podemos aplicarlo en casa. Para otros tipos más específicos debemos acudir a centros de belleza profesionales.

Dentro del masaje doméstico existen muchas variedades en función de sus beneficios: para descongestionar el rostro, para activar la circulación o para nutrir el hueso, que tiende a volverse más fino en la madurez.

El masaje que se aplica para descongestionar el rostro es el que utilizamos mientras nos limpiamos la cara, con el fin de obtener una limpieza completa y efectiva.

Se practica a diario en casa y en pocos meses pueden notarse los beneficios antes citados. Es un gran remedio para combatir la flacidez, puesto que frena la caída de párpados y pómulos.

Limpia, descongestiona y rejuvenece

Si no has cumplido los 50 o has rebasado esa edad, y no tienes la costumbre de limpiar tu cara con un masaje, nunca es tarde. En el plan AntiAging de limpieza facial según la edad, LIS te muestra cómo hacerlo paso a paso.

“Empecé a limpiarme la cara con 53 años y seguí la fórmula que propone LIS. Es sencilla y efectiva, con la ventaja de que puedes elegir el producto que más te guste. En un par de meses me vi más joven”. (Marina, periodista, Madrid).

“Masajear mi cara mientras me la limpio al estilo de LIS me relaja y me hace olvidar los problemas del día. Además, desde que lo hago me siento rejuvenecida”. (Emi, creativa publicitaria de 51 años, Barcelona).

Lifting facial sin cirugía

Además de este masaje básico e imprescindible, hay otros más específicos y profundos, realizados por profesionales y cuyos efectos serán los de un lifting facial sin cirugía.

Es el caso del llamado masaje kobido, una técnica japonesa que utilizan numerosas celebrities para mantener su juventud, como Miriam Díaz-Aroca.

Por |2018-11-17T09:02:25+00:007 noviembre, 2018|Belleza|

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies