¿Cómo producir colágeno en la piel?

La vitamina C es un potente antioxidante que protege a la piel de la acción de los radicales libres. Te mostramos sus beneficios e indicamos cómo debes tomarla para aprovecharlos al máximo.

Tomar vitamina C, ya sea en forma de pastillas efervescentes o a base de zumos de naranja, es uno de los recursos más utilizados cuando nos resfriamos.

Sin embargo, sus poderes antioxidantes no son tan conocidos, aunque últimamente han ocupado numerosos titulares en los medios especializados.

Un eficaz antioxidante

La palabra antioxidante suena muy bien, pero muchas veces la utilizamos sin conocer su significado de modo exacto, ni saber  cuáles son sus efectos directos en nuestro organismo.

En el caso de la vitamina C, funciona como un “protector cutáneo” contra los ataques de los radicales libres (Rayos UV, exposición solar, polución, humo de los cigarrillos…).

Esta vitamina neutraliza la oxidación causada por el daño celular, responsable de los signos de deterioro que notamos con el paso de los años.

Los procesos naturales del organismo, como la respiración o la digestión, producen radicales libres. Se trata de átomos con un electrón negativo que necesitan aparearse.

En su búsqueda de la parte positiva, recorren nuestro cuerpo para tratar de robarlo a otros átomos estables. Dicha acción provoca una reacción en cadena que destruye las células y acelera la oxidación del organismo.

Los antioxidantes como la vitamina C neutralizan el daño al donar sus electrones; por tanto, minimizan el perjuicio que los radicales libres pueden causar a proteínas de la piel como el colágeno y la elastina.

Cuanto menor sea el daño, mejor será la salud de tu piel y, en consecuencia, lucirás una apariencia más juvenil. Más información en el vídeo: ¿Qué te hace envejecer?

Refuerzo de colágeno

Potenciar la producción de colágeno quizás sea el beneficio más singular de la vitamina C. Lo notamos en la mejora de líneas de expresión, arrugas, patas de gallo o flacidez.

Las arrugas y la flacidez están  relacionadas con la falta de colágeno. Por su capacidad para producirlo, a la vitamina C se le llama el Santo Grial de la juventud.

El colágeno es la proteína encargada de proporcionar firmeza a la piel. Mientras somos jóvenes lo producimos de forma natural, pero con la edad se va perdiendo dicha capacidad.

La vitamina C incita a las células que se han vuelto perezosas a “ponerse las pilas” y generar más colágeno. Además de favorecer la producción de colágeno nuevo, protege el que ya teníamos en el cuerpo.

Carmen Antón, una de las blogueras maduras más populares, la ha incluido como componente esencial en sus rutinas de belleza. Consulta cómo la utiliza.

También están comprobados sus beneficios para la salud visual. Si te interesa conocerlos, lee este artículo.

Una piel más brillante

Los poros se abren con la edad, no solo por la falta de hidratación en la piel, sino también por la pérdida de colágeno.

Al estimular su producción y, en consecuencia, el engrosamiento de la dermis, la vitamina C ayuda a reducir el tamaño de los poros y, por tanto, a mejorar el aspecto de tu rostro.

Además de proteger la piel de los rayos UVA/UVB, también aclara la pigmentación e ilumina el tono. Funciona directamente sobre el mecanismo que causa el tono desigual y provoca manchas, melasma e hiperpigmentación.

Si no has empezado a tomar vitamina C a los 40, nunca es tarde. Puedes introducirla en tus rutinas de belleza por la mañana, por la noche o en ambos momentos del día. Mira cómo la usa Miriam Díaz Aroca.

La pareja perfecta

Para un cuidado perfecto de tu rostro en la madurez, te aconsejamos que sumes a la vitamina C el retinol o vitamina A, la pareja de oro para lucir un cutis joven.

Ambas se complementan para favorecer beneficios distintos. Aunque las dos previenen la aparición de arrugas, la vitamina C actúa como protector de la piel. Neutraliza los problemas antes de que aparezcan y mejora su aspecto.

La A o retinol, por su parte, actúa como exfoliante: elimina  las células dañadas o muertas y estimula la producción de las nuevas.

¿Has probado la vitamina C? ¿Sola o mezclada con la A?

Por |2018-11-19T16:59:08+00:0015 octubre, 2018|Ejercicio físico|

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies