#2. Así cambiamos a los 40

#2. Así cambiamos a los 40

La década de los 40 se caracteriza por los cambios hormonales. En la mujer se reduce el nivel de estrógenos y progesterona hasta llegar a la menopausia.

Estos cambios, además de sus correlaciones fisiológicas, también pueden afectar a nuestro estado emocional.

Por mi parte, decidí ser madre en esta etapa de mi vida. He vivido la experiencia de regenerar un cuerpo que supuestamente “ya era muy difícil recuperar”. Había pasado a los fatídicos 40.

Vi mi tripa crecer hasta llegar a la altura de mis rodillas, para dejar espacio a dos niños de más de 2,600 kg. Se me abrieron las paredes abdominales (diastasis) por el volumen y tuve hernia umbilical.

Tres años después de ser madre me puse a dieta. No había necesidad de hacerlo antes. Tenía dos mellizos de los que ocuparme y necesitaba toda mi energía y concentración para ellos.

Ahora, a mis casi 47 años, estoy experimentando esos cambios propios de los 40. Los conozco muy bien, sobre todo porque hemos tratado el tema con asiduidad en nuestra revista ACTitud50.

En este capítulo detallaré las señales que afectarán a nuestra piel, cuerpo y metabolismo. Son una práctica guía para incorporar las rutinas #AntiAging según las alarmas que señalará nuestro cuerpo.

Este contenido está únicamente disponible para las suscriptoras. o suscríbete a nuestros Planes Antiaging.

Ahora que ya conocemos los cambios que acontecerán a los 40 y podemos ir adaptando nuestro estilo de vida a nuestras necesidades, veremos qué pasa a partir de los 50.

Cambios a los 30, 40, 50 y 60+

Por |2019-03-04T09:47:43+00:0011 noviembre, 2018|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies